Acerca de Tulsi Gabbard

Acerca de Tulsi

La vida de Tulsi ilustra cuánta es su inspiración en el poder del amor. En palabras de Tulsi, “Cuando amas, te preocupas y cuando te preocupas, actúas”. El amor por los demás, por su comunidad y su país la han inspirado a vivir una vida definida por el servicio.

Continua leyendo

Desde que Tulsi era muy joven ya tenía una pasión innata para proteger el medio ambiente y capacitar a otros jóvenes para que hicieran lo mismo. A la edad de 21 años, se presentó para servir en la Legislatura del Estado de Hawái seguida por dos despliegues a Irak como soldado en la Guardia Nacional del Ejército de Hawaii y en su regreso a servir en el Concejo Municipal de Honolulu. Hoy en día, continúa sirviendo en su tercer término como congresista en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y como comandante en la Guardia Nacional del Ejército. Y ahora, ella se ofrece a servir como Presidenta de los Estados Unidos, pidiendo el fin de la desastrosa política de guerra de cambios de régimen de Estados Unidos y un compromiso renovado para proteger nuestro planeta y reconstruir nuestras comunidades aquí en casa.

Aunque ha estado en el ojo público durante casi la mitad de su vida, Tulsi era increíblemente tímida cuando era una niña, prefiriendo estar en las olas en lugar que socializando en tierra firme. Entonces, ¿cómo una tímida joven surfista se convierte en una guerrera por la paz con una misión para liderar un gobierno que ponga a las personas, el planeta y la paz por delante de la política partidista dominada por los intereses corporativos y una agenda para la guerra.

Todo comenzó en una pequeña serie de islas suspendidas en el Océano Pacífico llamada Samoa Americana.

Wahiawa, Hawaii

Rodeada de palmeras que se balancean, olas rompiendo en el mar abierto, y bellas cordilleras de montañas verdes en la isla de Tutuila, Tulsi nació de Carol y Mike Gabbard como la cuarta de cinco hijos. Su madre, que es caucásica nació en Indiana y luego creció en Michigan, fue criada metodista y más tarde encontró su camino hacia el hinduismo. Su padre, que es de ascendencia samoana y europea, creció en el corazón del sur del país, siendo hijo de un sargento de la fuerza aérea. Cuando Mike era joven asistió a un seminario católico y sigue siendo un lector en la iglesia católica, mientras que también practica meditación de yoga. Algunos de los primeros recuerdos de Tulsi son los colores brillantes, los sonidos hermosos y los aromas fragantes de las celebraciones tanto cristianas como hindúes.

La familia interreligiosa e interracial de Tulsi es un reflejo de la historia de Estados Unidos y le ha enseñado a aceptar y personificar diversas perspectivas e identidades.

Cuando Tulsi tenía dos años, su familia se mudó a Hawai. Ella creció con arena entre los dedos de los pies, nadando, surfeando y jugando en hermosas playas con sus cuatro hermanos y sus amigos.

Aloha

Al crecer en Hawai, Tulsi estaba rodeada por uno de los lugares con mayor diversidad étnica, cultural y religiosa del mundo. Una simple idea unifica a tantas personas únicas: Aloha.

Aloha significa mucho más que hola o adiós. Es un estilo de vida. Aloha significa "Vengo a ti con un corazón abierto, con amor, respeto y reconocimiento de que todos somos hermanos y hermanas, y que todo lo vivo está interconectado". La famosa líder cultural hawaiana Tía Pilahi Paki dijo: "El mundo girará hacia Hawai". en su búsqueda por la paz porque Hawai tiene la llave, y esa es Aloha”.

Aloha es la promesa de proteger a todos los seres vivos, la tierra que habitamos, el aire que todos respiramos y el agua que nos da toda la vida. Todos estamos conectados. Somos hermanos y hermanas.

Tulsi Gabbard grew up in Hawaii.

Una vida de servicio

A medida que crecía, los padres de Tulsi la alistaban a ella y sus hermanos en "días de servicio", recogiendo la basura de las playas o preparando comida para las familias sin hogar. Al principio, le molestaba tener que dejar de lado su tabla de surf. Pero gradualmente descubrió que era más feliz cuando estaba poniendo las necesidades de los demás antes que las propias.

Fueron esas experiencias las que hicieron que se diera cuenta de que quería usar su vida trabajando de alguna manera para el bienestar de los demás y de nuestro planeta.

Cuando era adolescente, a Tulsi le preocupaba la contaminación que veía en las playas y océanos de Hawai, por lo que fue cofundadora de la Coalición Saludable de Hawái y desarrolló un programa divertido que llevó a las escuelas primarias enseñando a los niños sobre la importancia de proteger nuestra tierra y nuestros preciados recursos hídricos.

Queriendo hacer más, trabajo en su campaña y fue elegida a la Cámara de Representantes del Estado de Hawai cuando tenía 21 años.

Después de los ataques del 11 de septiembre, se alistó en la Guardia Nacional del Ejército para servir a su estado natal en un momento de necesidad y para servir a su país e ir tras los terroristas que nos atacaron.

Sirviendo en Irak

En 2004, cuando Tulsi llevaba en marcha su campaña para la reelección a la Casa del Estado, se convocó al Equipo de Combate de la Brigada 29 y comenzó la preparación para desplegarse en Irak. El nombre de Tulsi no estaba en la lista de despliegue obligatorio, pero sabía que no había manera de que ella pudiera quedarse atrás en la hermosa Hawai cuando sus hermanos y hermanas fueran enviados a la guerra.

Ella dejó lo que podría ser victoria fácil en la reelección y se ofreció para desplegar a Irak.

El costo de la guerra

El primer día que Tulsi llegó a su campamento en Irak, vio una gran letrero en una de las puertas del campamento que decía: "¿Hoy será el día?" Era un recordatorio contundente de que hoy puede ser el día que cualquiera de nosotros sea llamado a hacer el máximo sacrificio por nuestro país. Le hizo reflexionar sobre su propia vida y la realidad de que cada uno de nosotros podría morir en cualquier momento.

Mientras servía en una base del Triángulo Sunni en el apogeo de la guerra, Tulsi tenía la desgarradora responsabilidad diaria de revisar la lista de todas las lesiones y heridos en todo el teatro de operaciones, buscando si había soldados de su unidad en la lista para que ella pudiera asegurarse de que sus familias fueran notificadas y dar a ellos la atención que necesitaban.

Sintiendo el gran golpe duradero del dolor y las dificultades de sus hermanos y hermanas en uniforme, y con el estrés y la presión sobre sus familias. Se preguntó si aquellos que votaron para enviarnos a Irak realmente entendían por qué estábamos allí, si reflexionaban diariamente sobre cada muerte, cada lesión y el costo inmensamente alto de la guerra.

Habiendo experimentado de primera mano el verdadero costo de la guerra, hizo una promesa personal de encontrar una manera de garantizar que nuestro país no continúe repitiendo los errores del pasado, enviando a nuestras tropas a la guerra sin una misión, estrategia o propósito claros.

Video loading...

En campaña para el Congreso

Tulsi llegó a casa, cambiada para siempre, se comprometió a luchar por la paz y el fin a las guerras de cambio de régimen. Entre sus dos turnos de servicio en el Medio Oriente, Tulsi trabajó en el Senado de los EE. UU. Como asistente legislativa del Senador Danny Akaka, donde se enfocó en temas relacionados con los veteranos.

Ella sabía que las decisiones que llevaron a la destrucción y el sufrimiento causados ​​por la guerra en Irak se tomaron en Washington DC. Entonces, a los 31 años, Tulsi se postuló para el Congreso. Le dijeron que era demasiado joven, demasiado inexperta, que no era su momento. Pero manteniendo cerca los recuerdos de sus compañeros veteranos y los sacrificios realizados por sus amigos, estaba concentrada en su misión y sabía que no podía esperar.

Entró en la carrera como un claro perdedor en contra de un candidato bien establecido, realizó una campaña positiva centrada en el liderazgo de servicio en el espíritu de aloha y ganó una victoria contundente.

En el congreso

Al servicio con más de 6 años en el Congreso y como miembro de los Comités de Servicios Armados, Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores, Tulsi ha sido una de las principales voces que luchan para poner fin a las guerras de cambio de régimen y, en cambio, centrar nuestros esfuerzos militares en derrotar a los grupos terroristas que atacaron y declararon la guerra a los Estados Unidos. Ella ha abordado cada uno de estos temas con la visión de que es lo que mejor servirá al pueblo estadounidense, asegurará a nuestro país y promoverá la paz.

Es una defensora de la protección de nuestro medio ambiente, de garantizar agua limpia y aire para las generaciones venideras, invertir en infraestructura y en una economía de energía verde, atención médica para todos, libertades civiles y privacidad, apoyo a pequeñas empresas, reforma de la justicia penal, agricultura sostenible, rompimiento de los grandes bancos… Y ella necesita de tu ayuda.

Las guerras para los cambios de régimen están llevando nuestro país y a nuestra autoridad moral a la bancarrota. Necesitamos redirigir esos recursos a una economía renovable y sostenible que funcione para todos y lograr una nueva era de paz. Debemos poner el servicio por encima de nosotros mismos y reclamar nuestra gran democracia de las fuerzas del odio y la división.

¿Te unes a nosotros?

Video loading...